diumenge, 19 de juliol de 2015

El abogado Eduardo Ranz eleva ante la legación del Vaticano en España sus denuncias contra 24 obispados para retirar simbología franquista


http://www.elcorreo.com/larioja/201507/19/nunciatura-recibe-caso-inscripciones-20150718205518.html


La Nunciatura recibe el caso de las inscripciones de La Redonda

  • El abogado Eduardo Ranz eleva ante la legación del Vaticano en España sus denuncias contra 24 obispados para retirar simbología franquista

  • 2
  • 0
Con el tema devuelto a la agenda política municipal después de la publicación de este medio el pasado lunes sobre el frenazo que desde hace años la Ley de Memoria Histórica vive en La Rioja, la vía judicial y administrativa -encabezada por el abogado madrileño Eduardo Ranz- sigue su curso.
El letrado confirmó ayer a este medio la presentación el pasado jueves ante la Nunciatura Apostólica -sede del Vaticano en España- de un paquete de escritos solicitando la retirada de simbología franquista que previamente ha presentado ante 24 obispados y arzobispados de todo el país, entre ellos la Diócesis de Calahorra y Logroño-La Calzada.
Este movimiento, una vez elevada la reclamación ante los prelados -a los que también denunció por la vía judicial- el pasado 14 de abril en la mayoría de los casos, incluye las respuestas dadas por estos, entre las que se encuentran cinco casos que se muestran abiertamente proclives a la retirada de los símbolos: Segovia, Coria-Cáceres, Obispado de Santander, Obispado de Tui-Vigo, y Obispado de Ciudad Rodrigo, según enumeró el letrado a este medio.
El caso riojano, marcado principalmente por las inscripciones franquistas de La Redonda, aparece con el matiz de que ha sido una denuncia presentada con muy poco margen temporal (el pasado 25 de junio) y que, por tanto, no ha dado lugar a respuesta aún. En todo caso, preguntado por el tema, el obispo Juan José Omella se mostró receptivo a acometer esa limpieza, aunque con las reservas propias de la duda de cómo conjugar la aplicación de la Ley con la situación de protección de que goza la concatedral logroñesa.
Paralelamente a esta reclamación y con la esperanza de una respuesta papal que obligue a la retirada de símbolos, Ranz ha tramitado también reclamaciones a todos los gobiernos autonómicos del país, salvo el de Euskadi (que ya acometió en su día estas reformas). Entre ellos se incluye el riojano, al que se le exigen medidas con 17 calles de Logroño tres de Albelda, cuyos nombres emanan de la etapa de Guerra Civil y dictadura franquista.
Elaborar un catálogo
En sus escritos, lo que pide Ranz a los Gobiernos autonómicos es la elaboración de un catálogo de vestigios relativos a la Guerra Civil y la dictadura, la creación de una Comisión Técnica y que, tras su elaboración, dicho catálogo quede a disposición de los Ayuntamientos, «con la finalidad de que sean los consistorios quienes retiren la simbología y redefinan las calles de exaltación de Guerra Civil y dictadura».
Para el letrado madrileño, «la Ley de Memoria Histórica está derogada de facto, ya que las últimas subvenciones otorgadas en su marco (para exhumaciones) datan de noviembre de 2011; lo cual no es ilegal, pero sí absolutamente impresentable desde cualquier mínimo de valores democráticos». «Mantener la simbología franquista», añade, «es ser cómplice de la Guerra Civil y dictadura en el año 2015 y, por tanto, contrario a la Constitución y la democracia».