dilluns, 11 de desembre de 2017

UN ESPAÑOL DE OTRA ÉPOCA: MELCHOR RODRÍGUEZ, EL “ÁNGEL ROJO”


http://anatomiadelahistoria.com/2016/11/un-espanol-de-otra-epoca-melchor-rodriguez-el-angel-rojo/



Por  . 9 noviembre, 2016 en Reseñas , Siglos XIX y XX
Share Button
A menudo, estos días, me he preguntado sobre quién era realmente Melchor Rodríguez García. Quizá un libro y una película documental sobre su figura no bastan para entrar dentro de un corazón humano y explicar y explicarse por qué la gente es como es y hace lo que hace. Sí, lo confieso: aún hay cosas sobre Melchor que se me escapan. Que quizá intuya, que quizá desee.
No es que Melchor sea un héroe puro, aunque lo hubiera podido parecer en algún momento. Cuanto más conozco cosas sobre su vida, más matices y sombras enriquecen el relato. Pero eso es lo que le da dimensión humana. Melchor fue un hombre íntegro, pero como todos los seres humanos, tenía sus defectos y limitaciones.
En Melchor confluye una corriente anarquista que entendía el ser libertario como liberador, incluso defendiendo la vida de sus enemigos. Antiguo novillero, oficial chapista y activo sindicalista, fue el responsable de las prisiones republicanas entre noviembre de 1936 y marzo de 1937 y posteriormente, hasta el final de la Guerra Civil española, concejal de Cementerios de Madrid. Como representante del consistorio madrileño, le cupo la tarea de entregar la ciudad de Madrid a los nacionales el 28 de marzo de 1939.
Es evidente que Melchor no hubiera podido realizar su labor salvadora sin mucha gente que le apoyaba, tanto en el campo del anarquismo, como en el de las instituciones republicanas. A esto, desde luego hay que añadir, que sin su decidido carácter, sin su voluntad, su desprecio del peligro y sin unas firmes ideas en las que asentarse, Melchor no hubiera podido salvar a más de 11.200 personas –número de presos en las cárceles de Madrid–, además de haber refugiado en su casa a casi medio centenar y pasar a otras a Francia.

De familia humilde

images-1Siempre quiso haber podido estudiar. Toda su vida lo tuvo en mente, ya en su infancia, hijo de familia humilde, nacido en el barrio de Triana, en Sevilla, en 1893. A los 10 años, desde que murió en un accidente laboral su padre, que trabajaba de maquinista en el puerto de Sevilla, tuvo que emplearse en los talleres de calderería y ebanistería sevillanos. De aprendiz pasó a chapista, ocupación que simultaneó con su deseo de triunfar en el mundo de los toros.
Como novillero toreó en plazas con relativo éxito, como en Sanlúcar de Barrameda en 1913, Villalba, Tetuán (Madrid) y Sevilla. Pero tuvo que dejar la profesión cinco años después, tras varias cogidas. Ya había ingresado en la anarcosindicalista Confederación Nacional del Trabajo (CNT), donde fue discípulo de Paulino Díez y Manuel Pérez y sobre todo del médico ácrata Pedro Vallina, que le atendió de una cogida en la plaza de Sevilla. En 1920, huyendo de la policía sevillana, que le tenía fichado como secretario del sindicato de la madera, Melchor llega a Madrid.
En la capital de España se casa con Francisca Muñoz, una bailaora amiga de Pastora Imperio. Melchor trabaja en los mejores garajes y se empieza a fajar en los combates sindicales. Los presos políticos y sociales son su misión, nombrado por la CNT responsable nacional del comité pro-presos.
Es miembro fundador de la Federación Anarquista Ibérica (FAI), que agrupa diferentes corrientes y afinidades. En el grupo Los Libertos, además de Melchor, se encuentran Feliciano Benito, Celedonio Pérez, Francisco Trigo, Salvador Canorea, Manuel López, Santiago Canales, Francisco Tortosa y Luis Jiménez, a los que se une el asturiano Avelino Gónzalez Mallada a partir de 1931.
Comienza también a conocerse su faceta de articulista polémico. Fama acrecentada por los poemas, por los discursos y los mítines. Publica con frecuencia en CNT, La TierraSolidaridad Obrera, Campo Libre, Castilla Libre, Frente Libertario y Crisol. Muchas veces, a raíz de estos artículos acaba semanas o meses en la cárcel.

La hora de la verdad

Llega en 1931 la república, celebrada con júbilo, pero pronto defrauda las expectativas de los sindicatos obreros. Hay huelgas y conflictos por todos lados. Cada año, Melchor publica las cifras de los muertos por la represión republicana. Enero de 1933, con la matanza de Casas Viejas, es una fecha crucial en la historia de la II República española. Las crónicas hablan de una superviviente de los sucesos, testigo directo del inicuo comportamiento de unos guardias que actuaron como fieras. La leyenda de María Cruz Silva, “La Libertaria”, nieta del viejo carbonero Francisco Cruz, Seisdedos, hija de una de las víctimas de la barbarie, comienza a trascender entre los trabajadores de toda España. Está detenida en Cádiz y Melchor la va a visitar como responsable del comité nacional pro-presos. Ante el escándalo político, María es puesta en libertad. Y en noviembre, participa en un gran acto en Madrid.
Melchor presenta a “La Libertaria”, en el cine Europa, de Bravo Murillo. Miles de personas abarrotan el local y las calles próximas. Hay lágrimas de emoción cuando Melchor cuenta la historia de María, que está vestida de negro, como una mártir. Logra leer un párrafo hasta que la emoción le impide continuar y tiene que leer su discurso Melchor Rodríguez.
Caen gobiernos y tras las elecciones de febrero del 36 que gana el Frente Popular, la violencia crece. En junio de 1936, la huelga de la construcción de Madrid lleva a numerosos enfrentamientos. Y llega el asesinato de Calvo Sotelo y la Guerra Civil.

Desde el 18 de julio, con la rebelión militar ya declarada, la CNT decide abrir por la fuerza los locales cerrados por la policía, requisa autos y busca armas. A diferencia de muchos en aquella hora, Melchor no odia. Pertenece a un mundo de hombres y mujeres que durante décadas han estado creando el germen de aquella sociedad que hace precipitar el fracaso del golpe de julio de 1936. Muchos libertarios creen que van a construir el mundo nuevo que llevan en sus corazones.
Cuatro días después del levantamiento, Melchor, viendo lo que está sucediendo, se dedica a salvar a personas perseguidas. Se apoya en su grupo Los Libertos. Su gran amigo Celedonio Pérez, se desempeñó bajo el mandato de Melchor como director de la Prisión de San Antón. Celedonio Pérez y Luis Jiménez colaboraron con él en la incautación del palacio del marqués de Viana, en la calle Duque de Rivas, donde buscaron refugio gente de lo más variopinto de Madrid: curas, oficiales del ejército, falangistas, propietarios de almonedas y pequeños industriales, dueños de los talleres y garajes donde había trabajado Melchor, funcionarios del cuerpo de prisiones, sus familias e incluso la amante de un exministro radical con su familia.
En los primeros meses de la guerra, de julio a octubre, salva a centenares de personas de una muerte segura en el caos mortal de aquellos días.
Ayudado por algunas personalidades y cargos republicanos, además del cuerpo diplomático –que en su inmensa mayoría juega a favor de los rebeldes– es nombrado delegado especial de Prisiones en noviembre de 1936 por el ministro anarquista Juan García Oliver. Desde ese puesto detuvo las sacas y los fusilamientos en la retaguardia madrileña, salvando a miles de personas entre sus adversarios ideológicos. Hasta marzo de 1937, echó un pulso a los responsables de orden público de la Junta de Defensa de Madrid, donde Santiago Carrillo primero y José Cazorladespués, con la inestimable ayuda de Serrano Poncela, obedecían los consejos de los asesores soviéticos de limpieza de la retaguardia. Esta actuación le valió a Melchor muchas críticas y acusaciones de ayudar a la quintacolumna por parte de los comunistas.
El 6 de diciembre de 1936 tiene lugar un hecho por el que Melchor pasará a la historia de la Guerra Civil. Ese día, y durante horas, luchó solo y armado de su palabra, contra una multitud furiosa que en la cárcel de Alcalá de Henares pretendía tomarse la justicia por su mano tras un bombardeo de los rebeldes que había producido varios muertos y heridos. Gracias a su actuación consiguió salvar a los 1.532 presos allí encerrados entre los cuales estaban importantes personalidades del futuro régimen franquista como Muñoz GrandesRaimundo Fernández CuestaMartín Artajo Peña Boeuf.
Melchor Rodríguez fue una figura clave para devolver a la República el control del orden público y las prisiones. Aseguró el orden en las cárceles y devolvió la dignidad a la justicia. Bajo su mandato mejoraron las condiciones de los 11.200 reclusos de Madrid y su provincia, hasta el punto que los presos comenzaron a llamarle el “Ángel Rojo”, calificativo que él rechazaba. Creó una oficina de información, el hospital penitenciario y mejoró el rancho de los detenidos. Asimismo, acompañó a cientos de detenidos en los traslados a cárceles de Valencia y Alicante.
Muy pronto tuvo que sortear un sinfín de peligros y arriesgar su propia vida en el empeño. Varias veces estuvo a punto de morir en la contienda, como él mismo contó de su propio puño en algunos de los documentos que se conservan en el archivo del Instituto Social de Ámsterdam. Su enfrentamiento con el Partido Comunista de España (PCE) continuó con José Cazorla al frente de la consejería de Orden Público de la Junta de Defensa. En abril de 1937 denunció la existencia de checas estalinistas bajo sus órdenes directas. Aunque Melchor ya había sido cesado por García Oliver, la polémica entre la CNT y el PCE sirvió a Largo Caballero para liquidar la Junta de Defensa.
Es nombrado entonces concejal de cementerios del ayuntamiento madrileño por la FAI. Desde ese puesto auxilió a las familias de los fallecidos para que pudieran enterrar con dignidad a los muertos y poder visitar sus tumbas, amplió las zonas de sepulturas y resolvió el problema de los enterramientos de los muertos en las embajadas. Ayudó en lo que pudo a escritores y artistas y autorizó que su amigo Serafín Álvarez Quintero pudiera ser enterrado con una cruz en la primavera de 1938. Supo de las intenciones del coronel Segismundo Casado –al que le unía una buena amistad– para dar su golpe y crear el Consejo Nacional de Defensa al que fue invitado, cosa que rechazó.
El 28 de marzo de 1939, comisionado por el coronel Casado y Julián Besteiro, del Consejo Nacional de Defensa, se encarga de entregar la ciudad a los vencedores, convirtiéndose de hecho en el último alcalde de Madrid durante la República. Hizo alocuciones por radio, intentando que en todo momento las cosas trascurrieran pacíficamente. Ese hecho ha sido reconocido recientemente por el Ayuntamiento madrileño, que ha decidido otorgarle una calle por unanimidad de todas las fuerzas políticas.

Un español de otra época en medio de la dictadura de Franco

Finalizada la guerra, el franquismo le sometió a la represión que cayó sobre todos los derrotados. Fue detenido y juzgado en dos ocasiones en consejo de guerra. Absuelto en el primero de ellos y recurrido éste por el fiscal, fue condenado, en un juicio amañado, con testigos falsos, a 20 años y un día, de los que cumplió cinco. Cabe destacar en este segundo consejo de guerra la actuación del general Agustín Muñoz Grandes, al que Melchor había salvado en la guerra, que abogó por él. Pasó varios años de cárcel entre la madrileña Porlier y El Puerto de Santa María, donde cumplió la mayoría de su condena.
Cuando salió en libertad provisional, en 1944, Melchor Rodríguez tuvo la posibilidad de ocupar un puesto en la organización sindical franquista o vivir en un trabajo cómodo ofrecido por personas influyentes a las que salvó, algo que siempre rechazó. Por el contrario, siguió siendo libertario, militando en CNT, lo que le costó entrar varias veces más en la cárcel. En lo material vivía muy austeramente de varias carteras de seguros. Escribió letras de pasodobles y cuplés con el maestro Padilla y otros autores y de vez en cuando publicaba artículos y poemas.
Siguió actuando a favor de los presos políticos, utilizando los amigos que tenía en la dictadura, entre ellos el presidente de la editorial católica Javier Martín Artajo (autor del sobrenombre del “Ángel Rojo”) y el falangista y ministro de trabajo José Antonio Girón.
Cuando se produjo el desencanto en el antifranquismo se opuso a las actividades del cincopuntismo (pacto con los sindicatos verticales de un grupo de anarquistas) en 1965.
Su misma muerte, el 14 de febrero de 1972, fue una muestra de su vida. En el cementerio, ante su féretro se dieron cita cientos de personas entre las que se encontraban personalidades de la dictadura y compañeros anarquistas. Fue el único caso en España en el que una persona fue enterrada con una bandera anarquista rojinegra durante el régimen del general Franco. Se cantó A las barricadas, unos rezaron un padrenuestro y al final, Javier Martín Artajo leyó unos párrafos de un poema de Melchor:
“ANARQUIA significa:
Belleza, amor, poesía,
Igualdad, fraternidad
Sentimiento, libertad
Cultura, arte, armonía
La razón, suprema guía,
La ciencia, excelsa verdad
Vida, nobleza, bondad
Satisfacción, alegría
Todo esto es anarquía
Y anarquía, humanidad”

Melchor Rodríguez, la película

20160639_original_cartelEjemplo de español de otra época, la figura de Melchor Rodríguez tiene otra perspectiva con el tiempo. Era lógico que su figura me cautivara, era un héroe de los que me gustan, perdedor, con dignidad.
Tras la escritura de una novela biográfica que me llevó más de cuatro años, encaré la realización de una película documental. Para ello utilicé algunas entrevistas que había realizado para el libro –Santiago Carrillo, Gregorio Gallego, Amapola, su hija– y numeroso y nuevo material. El retrato que surge no es quizá tan heroico, tan sublime, pero sí mucho más humano. Entre los defectos de Melchor –su genio, algo de ego, cierta candidez– estuvo también el descuidar a su familia y dedicarse a las ideas, algo que les pasó a muchos.
Quizá ahora me atraiga más incluso su vida y sus hechos, que constituyen una historia que parece de ficción. Por eso me empeñé, y conseguí, llevarla a las pantallas de cine. Porque su vida y su actuación nos dignifican como seres humanos, y su honradez y su coherencia son un ejemplo en la España convulsa y corrupta de hoy. Alguien que, a pesar de sus limitaciones, es todo un paradigma.
[El autor lo es así mismo de la biografía de Melchor Rodríguez titulada El Ángel Rojo: historia del anarquista Melchor Rojo, publicada por Almuzara en 2009, y de la película documental Melchor Rodríguez, El ángel rojo, coproducido por RTVA y Argonauta Producciones.]

Share Button

VIDAS ROTAS POR LA BARBARIE FASCISTA (2ª parte).

https://cronicasapiedefosa.wordpress.com/2017/12/11/vidas-rotas-por-la-barbarie-fascista-2a-parte/



“30 DIAS DE MEMORIA EN ORTUELLA (BIZKAIA)”.

Aiyoa Arroita Lafuente & Jesús Pablo Domínguez Varona.

DIA DE LA MEMORIA EN EUSKADI Y MES DE LA MEMORIA EN ORTUELLA.

El pasado día 10 de noviembre se conmemoró en Euskadi el Día de la Memoria 2017, promovido por el Gobierno Vasco a través del Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos, GOGORA.
Por tal razón y como para nosotros y  para la Mesa de la Memoria Ortuella- Ortuellako Memoria Mahia todos los días son “DIA DE LA MEMORIA”, se está realizando durante todos los días de este mes de noviembre, una pequeña entrada en las redes sociales (facebook) con un recuerdo memorialístico a cada una (en total 30) de las más de 200 personas, vecinos de Ortuella, que murieron o fueron asesinadas durante la Guerra Civil y la represión franquista.
La primera parte se publicó el 15 de noviembre de 2017 y que podeís leer en este mismo blog con las 15 primeras fichas del “DIA DE LA MEMORIA DE ORTUELLA”.
Las fotografías han sido realizadas por el blog Crónicas a pie de fosa, de las fichas personales de la exposición que se realizó en el municipio en 2015, paralelamente con el documental de Juan Ignacio Rodríguez Camarero, titulada “ORTUELLA EN LA GUERRA CIVIL (1936-1939)- ORTUELLA GUDA ZIBILEAN”.
collage-2017-11-29-1
Fichas individuales realizadas por Juan Ignacio Rodriguez Camarero. Collage realizado por Crónicas a pie de fosa con varias de las elegidas para las fichas diarias publicadas.

SEGUNDA PARTE, FICHAS DEL 16 AL 30.


DIA 16 DE LA MEMORIA EN ORTUELLA.

CARMELO RUIZ GOMEZ DE ESCALANTE.

Miliciano fallecido en combate.
Nació en Ortuella en 1914 y falleció en Legutio (Alava) en 1936.
Vecino de Ortuella del barrio de Golifar, de 22 años, de profesión mecánico y soltero.
Al estallar el golpe de estado militar contra la República se alista voluntario como miliciano en el Convento de Las Adoratrices de Begoña en Bilbao, convertido en cuartel del batallón “OLABARRI” nº 1 de Acción Nacionalista Vasca (ANV).
Su organización tiene lugar a finales de agosto de 1936 y tras completarse el batallón entra en combate en septiembre. En noviembre se le asigna para entrar a formar parte en la ofensiva sobre Vitoria.
El 1 de diciembre, el “OLABARRI” avanzó en el Frente de Villareal desde el monte Albertia sobre el pinar de Txabolapea, una pequeña loma arbolada al lado de Legutio (Alava). Se tomó la posición tras rechazar a sus defensores. El día 2, las fuerzas del batallón de ANV y el “ISAAC PUENTE” de la CNT ocupaban el pinar cuando cayó sobre ellos la contraofensiva enemiga de la Columna de Alonso Vega. El desastre fue total, y tras un duro combate, los asaltantes aniquilaron a quienes quedaron copados en el pinar. En total, murieron algo más de 150 hombres, (102 de la CNT), la tercera parte eran del Olabarri. Entre ellos nuestro vecino Carmelo Ruiz, que cayó en combate.
G.C.E-171A1

DIA 17 DE LA MEMORIA EN ORTUELLA.

MARCELINO ARCE SAEZ.

Miliciano desaparecio en combate.
Nació en Prádanos del Tozo (Burgos) en 1905 y falleció en Areces- Las Regueras (Asturias) en 1937.
Vecino de Ortuella del barrio de La Orconera- Las Losinas, de 31 años, jornalero, casado y con dos hijos.
Se alistó voluntario, tras estallar el golpe de estado militar contra la República, como miliciano en el batallón “INDALECIO PRIETO” nº 2 de UGT-PSOE.
Participó en diferentes frentes de batalla vascos, a lo largo de la guerra, hasta que su batallón fue elegido para participar en el Frente de Asturias en febrero de 1937.
Tras un acuerdo con el Gobierno Republicano, el Gobierno Vasco trasladó a Asturias dos brigadas para avanzar sobre Oviedo. Candido Saseta comandaba la expedición de la Segunda Brigada formada por los batallones vascos: “AMAYUR”, “EUSKO INDARRA”, “ARISTIMUÑO”, “PRIETO” y “PEREZAGUA”.
Cruzaron el río Nalón el 21 de febrero y llegaron hasta la localidad de Areces pero, tras haber combatido sin descanso durante cerca de 60 horas, tuvieron que retirarse a la posición inicial.
El 23 de Febrero de 1937, sobre el campo de batalla quedaron los cuerpos del comandante Saseta y de otros 187 gudaris y milicianos, la mayoría guipuzcoanos, de los batallones “Amaiur” y “Euzko Indarra”, pero también de otros batallones como el “Prieto”
Sus cuerpos fueron enterrados, según diversos testimonios, en más de media docena de fosas, todos juntos, igual que lucharon.
Allí hay entre 80 y 100 milicianos vascos enterrados, entre ellos nuestro vecino Marcelino Arce, en un prado llamado desde ese día el “Pradón de Los Vascos”.
Hasta el momento sólo se ha exhumado, a petición de la familia, al Comandante Saseta en 2008 de una fosa individual.
G.C.E-017A1

DIA 18 DE LA MEMORIA EN ORTUELLA.

GRACIANO FERNANDEZ HIERRO.

Miliciano desaparecido en combate.
Nació en Ortuella en 1913 y falleció en Barazar-Zeanuri (Bizkaia) en 1937.
Vecino de Ortuella de la calle La República de 23 años, de profesión jornalero y soltero.
Al igual que tantos jovenes de su generación, tras el inicio de la Guerra Civil, se alistó voluntario como miliciano el Ejército de Euskadi en el batallón “PEREZAGUA” del Partido Comunista de Euskadi (PCE).
Participó desde el principio en varios combates junto a su batallón y como otros varios fue enviado al Frente de Asturias para la toma de Oviedo en el mes de febrero de 1937.
Ya de regreso comenzó a luchar en el Frente de Villareal, en la muga entre Alava y Bizkaia partir del 5 de abril, concretamente en el sector de Barazar, intentando contener el avance enemigo desde Ochandiano. No lo logró, sufriendo muchas bajas, al igual que otras unidades. Entre las bajas hubo un centenar de muertos y desaparecidos, probablemente muertos casi todos los últimos.
El día 6 de abril muere en combate nuestro vecino Graciano defendiendo las cotas que protegen los accesos que desde el Puerto de Barazar entran a Bizkaia.
El día 7, las tropas de Mola toman Ubidea y Barazar y la guerra pasa la muga hacia Bizkaia.
Hoy mismo, 18 de noviembre de 2017, se está llevando a cabo la exhumación de un combatiente, presumiblemente republicano, muerto en el monte Altun de Barazar en 1937 por un equipo de la Sociedad Aranzadi.
G.C.E-070A1

DIA 19 DE LA MEMORIA EN ORTUELLA.

BRUNO ARNAIZ GOMEZ.

Miliciano desaparecido en combate.
Nació en Quintanilla (Cantabria) en 1897 y desaparecio en 1937.
Vecino de Ortuella del barrio de La Etxaba, de 40 años, profesión jornalero, casado y con 4 hijos.
A pesar de su edad, se alistó voluntario como tantos otros jovenes, y no tan jovenes, en el Ejército Vasco para defender la República ante el fascismo.
Se incorporó al batallón socialista “JEAN JAURES” nº 8 de UGT-PSOE, siendo destacado al frente eibarrés en 1936. Allí continuó defendiendo varias posiciones durante los primeros meses de 1937. Tras la caida del Frente Gipuzkoano se integra en la 13ª Brigada, y con ella pasó al Sollube, donde el Jaurés lideró un contraataque, el 1º de mayo, sobre Bermeo. Después vinieron el sectores de Amorebieta y más tarde el Frente de Amurio (Alava).
Finalmente, pocos días antes de la caída de BIlbao el 19 de junio de 1937 su batallón se encuentra defendiendo el Cinturón de Hierro de Bilbao, en el sector de Santo Domíngo- Artxanda, donde el 16 de junio nuestro vecino Bruno cae muerto en combate.
Su cuerpo nunca fue encontrado y es casi seguro que se encuentre en alguna de las fosas que se localizan en las inmediaciones del monte Artxanda en Bilbao.
G.C.E-018A1

DIA 20 DE LA MEMORIA EN ORTUELLA.

RAIMUNDO GREGORIO CALABOZO URZELAI.

Miliciano ejecutado por los franquistas.
Nació en Ortuella en 1914 y falleció en Santander en 1937.
Vecino Ortuella del barrio de Urioste, de 23 años, jornalero y soltero.
Al comenzar la guerra se incorporó como miliciano con el rango de sargento al batallón comunista “PEREZAGUA”. A lo largo del año 1937, y tras diferentes luchas a lo largo de varios frentes de combate, es ascendido a comandante, primero del batallon “SALSAMENDI y más tarde del “LEANDRO CARRO”, todos ellos del Partido Comunista de Euskadi (PCE).
Tras la caída de BIlbao y la rendición del Ejército Vasco en Santoña (Cantabria), se retira hacia Asturias pero es hecho prisionero por las fuerzas enemigas tras la caída de Santander el 28 de agosto de 1937.
Fue encarcelado en la Prisión Provincial de Santander, juzgado en consejo de guerra militar franquista en juicio sumarisimo por auxilio a la rebelión y condenado a muerte.
El 17 de diciembre de 1937 es sacado de la cárcel y enviado al cementerio de Ciriego, a las afueras de Santander, y asesinado por fusilamiento contra las tapias del mismo.
Su cuerpo fue arrojado a una fosa común junto con otros fusilados ese mismo día e inscrito en el registro del cementerio como “desconocido”.
Sus restos permanecen, junto con cerca de otras casi 1000 personas asesinadas, una de las fosas más grandes del norte de España.
G.C.E-041A1

DIA 21 DE LA MEMORIA EN ORTUELLA.

JULIAN MAESTRE BARTOLOME.

Miliciano fallecido en hospital de campaña.
Nació en Ortuella en 1910 y falleció en Barakaldo en 1937.
Vecino de Ortuella del barrio de Cadegal, 29 años, profesión jornalero, casado y con un hijo.
Como tantos jovenes de Ortuella se alistó voluntario como miliciano al Ejército Vasco tras estallar la guerra civil. Su batallón fue el MEABE nº 8 “Cultura y Deporte” de Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), el número 43 de Euzkadi.
A principios de noviembre de 1936 parte de su fuerza permanecía destacada en Ubidea, en los frentes de Ochandiano. Después quedó destacado en el frente de Lequeitio.
El derrumbamiento del frente entre Elgueta-Eibar obligó a las fuerzas situadas entre la costa del Cantábrico y Marquina, incluido el Cultura y Deporte, a replegarse hacia Guernica, combatiendo por Ajanguiz, y en las inmediaciones de la derruida Villa Foral.
A medida que el enemigo avanzaba, el batallón se vio replegado, primero a Mugica, de donde se replegaría mientras se libraba la batalla del Sollube para intervenir, a partir del 13 de mayo, en la batalla por el Bizcargui, con pérdidas apreciables. Más tarde, es enviado a Lemoiz-Gorliz, donde quedó como reserva los primeros días de junio, siendo pronto destinado a la zona de Lezama con el fin de reforzar el Cinturón. El batallón quedó destacado en la zona donde los franquistas iban a realizar la ruptura del Cinturón. Y allí le sorprendió el asalto del 12 de junio sobre la línea de Urrusti-Gaztelumendi. Las bajas fueron numerosísimas y los combates siguieron en el valle de Asua. Entre el 11 a 14 de junio en los frentes de Fica, Bizcargui-Larrabezua.
Lo cierto es que del batallón sólo debieron quedar algo más de un centenar de supervivientes, siendo el resto muertos o cautivados por los franquistas en las trágicas jornadas que anteceden a la captura de Bilbao.
En estos combates cae herido nuestro vecino Jualian, en las inmediaciones del monte Artxanda en la citada retirada. Es retirado del frente y evacuado al hospital de campaña de Barakaldo donde muere de sus heridas el día 15 de junio de 1937.
G.C.E-121A1

DIA 22 DE LA MEMORIA EN ORTUELLA.

FILOMENO GOMEZ ETXARTE.

Oficial del ejército republicano desparecido en combate.
Nació en Izalzu (Navarra) en 1899 y desapareció en Teruel en 1938.
Vecino del Ortuella del barrio de Urioste, 38 años, de profesión Capitán de Carabineros, casado y con tres hijos.
El Cuerpo de Carabineros fue un cuerpo armado español cuya misión era la vigilancia de costas y fronteras, y la represión del fraude fiscal y el contrabando.
Durante la Guerra Civil, el Cuerpo de los Carabineros se alineó fundamentalmente con el Gobierno de la República, siendo uno de los cuerpos donde menos apoyos tuvo el Golpe de Estado de julio de 1936, que posteriormente se convirtió en la élite del Ejército republicano.
Dado el papel que este cuerpo había jugado en el Bando republicano, tras la contienda la Ley de 15 de marzo de 1940 promulgada por la Dictadura franquista hace desaparecer el cuerpo de carabineros y lo integra en la Guardia Civil.
Tras la caida de Bilbao y todo el Frente Norte, nuestro vecino Filomeno Gómez es enviado al Frente de Teruel como parte del Ejército Regular Republicano. Participó como capitán de infanteria en la defensa de Teruel, pero desaparece en combate tras la batalla de la Sierra de Javalambre en el mes de septiembre de 1938.
La Batalla del Javalambre fue una operación militar, de iniciativa republicana, contra la línea de avance de los nacionales desde Aragón hacia Valencia, desarrollada en el mes de septiembre, en las postrimerías del verano del 38. Desde su inicio en los altos del Javalambre el objetivo del ataque republicano era doble, cortar la carretera general de Sagunto-Burgos y la línea del ferrocarril paralela a ella, y embolsar a las tropas franquistas de la zona de Levante, parapetados en la línea cercana . Por otro lado pretendían, con esta acción, obligar al general Franco a desplazar efectivos militares desde la zona del Ebro, distrayendo así tropas nacionales y descongestionar a las unidades republicanas que allí combatían, muy agobiadas, por el trascurrir de la guerra. Pero ninguno de estos dos objetivos republicanos se pudo conseguir, y la ofensiva terminó en un gigantesco fracaso a pesar del éxito republicano inicial.
El cuerpo de Filomeno Gómez nunca fue encontrado, por lo que se sospecha fue enterrado en alguna fosa común en el propio frente de batalla.
G.C.E-086A1

DIA 23 DE LA MEMORIA EN ORTUELLA.

LUCIO CAMARERO PEÑACOBA.

Miliciano-sanitario fallecido en combate.
Nació en Hortezuelos (Burgos) en 1918 y falleció en Zestafe (Alava) en 1937.
Vecino de Ortuella desde 1919 de la calle Pablo Iglesias, 19 años, de profesión carpintero y soltero.
Uno más de nuestros jóvenes ortuellanos que tomó las armas voluntariamente para defender la República contra el fascismo. Se alistó como miliciano al batallón comunista “Perezagua” y llegó a ser camillero sanitario, directamente recogiendo combatientes heridos en el mismo frente de batalla.
Los camilleros sanitarios del frente se interponían entre las líneas inmediatas al combate y los hospitales en tiendas de campaña y socorro médico del frente, junto a las ambulancias que los trasladaban a los hospitales de sangre en las localidades cercanas. Las tiendas de socorro médico estaban situadas tras las líneas, a una distancia prudencial del ataque de fusilería y bombardeo de poca potencia. Entre las tiendas de socorro médico y el frente de combate, se alineaban camilleros cada 50 ó 100 metros, dependiendo del fuego enemigo y la orografía del terreno. Cuando los más cercanos al frente se agotaban, eran sustituidos por los más alejados del mismo en forma rotatoria.
Su cercanía al frente de combate les hacía vulnerables al fuego enemigo ya que no llevaban armas y su misión solo consistía en recoger lo más rápidamente los heridos en las condiciones más difíciles y penosas.
Su batallón fue asignado al Frente de Villareal (Alava) y el el 30 noviembre avanzó desde la zona de Ubidea, en dirección a Elosu. En una primera fase, se unió en Saimendi a las fuerzas de Meabe conquistando después varias posiciones en Zestafe y Eribe. El Perezagua siguió el combate en el sector de Ubidea, en la zona de Elosu, Zestafe y Nafarrate, pagando un alto precio. Ese día 2 y el siguiente 3, tuvo muchas bajas entre muertos y heridos, dejando en el campo de batalla una veintena de cuerpos que pudieron ser identificados.
Nuestro vecino Lucio Camarero fue uno de ellos, ya que falleció de un balazo mientras recogía heridos tras finalizar “supuestamente” la batalla en los alrededores de Zestafe.
G.C.E-043A1

DIA 24 DE LA MEMORIA EN ORTUELLA.

JUAN BALLESTEROS RODRIGO.

Miliciano fallecido a causa de sus heridas.
Nació en Ortuella en 1919 y falleció en Ortuella en 1937.
Vecino de Ortuella del barrio de Cadegal, de 18 años, jonalero y soltero.
Uno más de los jóvenes ortuellanos que tomaron las armas para defender la Republica de la ocupación fascista de Bizkaia y Alava.
Se alistó voluntario como miliciano al batallón socialista de UGT-PSOE nº 8 “JEAN JAURES”, número 48 de Euzkadi.
Trás luchar en distintos frentes de Bizkaia su batallón es traladado a ocupar posiciones en el Frente de Alava, concretamente en los montes de Amurrio-Orduña.
En el frente de Amurrio el batallón se vió inmerso en el ataque que el enemigo, la III de Navarra, lanzó el día 26 de mayo. La ofensiva sorprendió a las avanzadas del Jaurés, que fueron liquidadas, junto a las de otras unidades. Ese día se perdió todo lo que quedaba de las victorias anteriores, fruto de la ofensiva sobre la sierra de Sobrehayas, del anterior mes de diciembre. El enemigo tomó posiciones que con sus fuegos cortaba la carretera y el ferrocarril de Orduña, dejando incomunicada a la guarnición de la misma. Los contraataques de la 13ª Brigada, en la que estaba el Jaurés, fueron inmediatos, y aunque se fracasó en recuperar la cota de San Pedro, la más alta de la Sierra, se recuperón otras posiciones perdidas, lo que significó la estabilización del frente, retrasando la caída de Orduña en un par de semanas.
El Jaurés, que se distinguió, tras el revés inicial, en la defensa de la nueva línea alcanzada, tuvo en las operaciones de estos días numerosas víctimas.
Nuestro vecino fue uno de los heridos en combate, siendo trasladado del hospital de campaña de Amurrio a su casa en Ortuella donde murio el 27 de mayo de 1937.
Su cuerpo fue enterrado en el cementerio de Nocedal en el pueblo que le vió nacer.
G.C.E-026A1

DIA 25 DE LA MEMORIA EN ORTUELLA.

VICENTE SEXTO CERRAJERIA.

Miliciano fallecido en combate.
Nació en Ortuella en 1918 y falleció en Bilbao en 1937.
Vecino de Ortuella de 19 años, de profesión jornalero y soltero.
El golpe de estado militar contra la República, que desenbocó en guerra civil, nos arrebató toda una generación de jóvenes ortuellanos de entre 18 y 25 años, que luchando contra el fascismo trataron de defender la libertad de esta nuestra tierra.
Este es un caso más de ello, nuestro vecino se alistó voluntario como miliciano al batallón anarquista de la CNT nº 3 “ISAAC PUENTEe”. nº 11 de Euzkadi.
El batallón se formó en septiembre de 1936 en el Cuartel de la Casilla, en Bilbao. Sus primeras bajas las tiene el 25 de ese mes, durante el bombardeo de Bilbao por la aviación rebelde. Esta última atacó entre otros objetivos diferentes cuarteles bilbaínos, causando en el de la Casilla varias bajas, incluidos muertos.
En diciembre participa en la ofensiva sobre Alava, sufriendo una sangrienta derrota el día 2 en el pinar de Txabolapea, a manos de la Columna de Alonso Vega. Este revés se saldó con más de 100 muertos en el batallón, algunos de ellos fusilados por los rebeldes al ser capturados. El 3º de la CNT, con más de 200 bajas, quedó desarticulado, siendo retirado del frente, al que, sin embargo, regresó pocos días después, Permaneció en la zona de Ubidea hasta febrero de 1937.
En febrero-marzo actuó en la ofensiva sobre Oviedo y su pasillo. Conquistó la posición de San Claudio, abandonada poco después al fracasar el ataque del “Rusia” en su flanco izquierdo. Esta intervención en tierra asturiana se saldó con más de 150 bajas, incluidos unos 40 muertos.
A partir del 6 de abril combate en Barazar, y entre el 3 y el 16 de mayo por la zona de el Sollube y Larrauri, para pasar seguidamente a luchar en el monte Bizkargi junto a efectivos asturianos.
Tras la rotura del “Cinturon de Hierro”, algunas de sus compañías lucharon en la defensa de Bilbao mientras se replegaban.
En uno de estos combates, nuestro vecino Vicente Sexto fue alcanzado por las bombas o balas enemigas, falleciendo en el frente, en los alrededores de Bilbao el 15 de junio de 1937.
G.C.E-182A1

DIA 26 DE LA MEMORIA EN ORTUELLA.

LUIS UGALDE ROJAS.

Miliciano fallecido a causa de sus heridas.
Nació en Miranda de Ebro (Burgos) en 1913 y falleció en Bilbao en 1937.
Vecino de Ortuella desde 1921, 24 años, de profesión metalúrgico y soltero.
La guerra civil dejó una profunda huella de dolor en Bizkaia y Ortuella no es ajena a ello. Más de 140 jóvenes de la localidad dieron su vida por defender la libertad frente al fascismo.
Luis Ugalde fue otro jóven de esa generación perdida. Se alistó voluntario como miliciano republicano al batallón MEABE nº 2 “STALIN” de Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), 2º de Euzkadi.
El 2º batallón de la Columna Meabe, también conocido como Stalin, en honor del líder soviético, se formó en septiembre al desdoblarse el 1º de Meabe, en el que se habían acumulado excesivos efectivos.
El 2º de Meabe participó en la ofensiva sobre Álava en diciembre de 1936. En enero el batallón participa con el nº 1 en una frustrada operación en la zona de Eibar. Después regresa al frente alavés, concretamente al de Villareal (Legutio), donde el batallón destacó en una incursión por Elosu en que se recuperó un depósito de munición y granadas abandonado en tierra de nadie desde diciembre anterior. Posteriormente, a finales de marzo se despliega en la zona del monte Albertia en el mismo frente.
El 2º Meabe volvió al frente a finales de abril, combatiendo en Durango entre los días 25 y 30, sufriendo varias decenas de bajas, con al menos una docena de caídos.
En mayo fue trasladado a la zona de Bermeo-Sollube, donde entre el 1 y el 8 combatió con firmeza, acosando al enemigo cerca de la localidad costera, y rechazando varios ataques blindados, hasta que una sorpresa enemiga sobre una unidad asturiana obligó el repliegue hasta otras alturas a retaguardia como el Jata. En el monte Sollube sufrió, un centenar largo de bajas, muchos de ellos muertos.
Nuestro vecino Luis, cayó herido en combate en este frente del Sollube y fue trasladado al hospital de Basurto en Bilbao. Fallece de sus heridas el 26 de mayo de 1937.
G.C.E-191A1

DIA 27 DE LA MEMORIA EN ORTUELLA.

MANUEL LOPEZ DEL CAMPO.

Miliciano fallecido en combate.
Nació en Ortuella en 1912 y falleció en Urkiola en 1937.
Vecino de Ortuella de la calle Catalina Gibaja, 25 años, de profesión ferroviario y soltero.
Cuando la guerra civil fue un hecho consumado, tras el fallido golpe de Estado militar contra la República, nuestro vecino Manuel López se alistó voluntario como miliciano republicano para luchar contra los fascistas.
Sus conocimientos técnicos laborales y el servicio militar en ingenieros, le sirvieron para entrar a formar parte del batallón de “Enlaces y Transmisiones” nº 78 de Euzkadi, 3ª compañía.
Su trabajo consistía en hacer de enlace y transmitir órdenes entre los distintos batallones y las planas mayores o cuarteles generales. El batallón tenía varias compañías y secciones encuadradas en otros batallones. Tenía conductores, telegrafístas, recaderos-mensajeros, motorístas, etc que realizaban el trabajo entre la retaguardia y las lineas del frente.
La última misión que realizó nuestro vecino Manuel López la realizó en el Frente de Urkiola, muga natural entre la rebelde Alava y la leal Bizkaia.
La cumbre del monte Saibigain, conocido también como “el monte de la sangre”, era un punto estratégico para dominar el acceso a Bizkaia por Urkiola, que históricamente ha sido uno de los pasos principales entre la meseta y el territorio histórico. El ejército fascista ayudado por la aviación bombardeaba las posiciones del monte Saibigain por el día y las tropas de tierra incluso llegaban a su cumbre algunas veces. Por las noches los milicianos recuperaban el terreno y la estratégica cumbre.
El día 5 de abril de 1937 se producen escaramuzas en la carretera entre Otxandiano y Urkiola, al día siguiente las tropas insurrectas toman Urkiola y el Tercio de Navarra ataca las posiciones leales en Sabigain. que estaban defendidas por los batallones Meabe nº2 y González Peña. Al anochecer de ese día los requetes han tomado el Saibigain y los republicanos mantienen Urkiola y la cima de Urkiolamendi.
Nuestro vecino muere en combate el 7 de abril de 1937 y en su última nómina fechada el 15 de abril, consta el dinero a percibir por los seis días de sueldo que estuvo con vida, 60 pesetas, a razón de 10 pesetas por día.
G.C.E-114A1

DIA 28 DE LA MEMORIA EN ORTUELLA.

TEODORO MANRIQUE ESTEBAN.

Miliciano fallecido en combate.
Nació en Villaverde de Iscar (Segovia) en 1912 y falleció en Otxandio en 1937.
Vecino de Ortuella desde 1915 del barrio de Bañales, 25 años, de profesión minero y soltero.
Al estallido de la Guerra los militantes de Unión Republicana (UR) salieron a los frentes a combatir el alzamiento militar. Sin embargo, iban a tardar varios meses en constituir una unidad militar bajo el control del Partido.
Teodoro Manrique fue uno de ellos, alistándose al batallón de Unión Republicana “FERMIN Y GALAN” nº 45 de Euzkadi.
En enero de 1937 Unión Republicana anunciaba por la prensa que su primer batallón estaba encuadrado y próximo a partir al frente. Sin embargo, sólo contaba con 306 hombres, y en febrero seguía en organización. Las órdenes del Departamento de Defensa a partidos y sindicatos con el fin de disolver las unidades que no tuvieran una plantilla mínima, para proceder a incorporar sus efectivos a los demás batallones, motivaron que el partido activase, a través del recién creado diario republicano Unión, una apremiante campaña de reclutamiento, ya que se corría el peligro de que no pudiera encuadrarse un sólo batallón.
Una vez formado, el 26 marzo el batallón marchaba al frente asturiano para reforzar el dispositivo vasco, constituido por dos Brigadas que estaban diezmadas, y cuyos batallones necesitaban descanso. En realidad el Galán no llegó a entrar en combate, limitándose a cubrir línea en un frente en el que, tras un mes de intensos combates, ambos bandos estaban agotados.
La ofensiva sobre Euzkadi motivó el regreso precipitado del batallón siendo de inmediato destinado a reforzar el Frente de Villareal en Otxandio, donde desde el 31 de marzo se afrontaba el inicio de la ofensiva de Mola sobre Bizkaia. El batallón asistió al desastroso combate del día 4 de abril, y junto a otros batallones –los comunistas Guipúzcoa y Salsamendi- fue una de las unidades castigadas por el asalto rebelde. El Galán hubo de retirarse con algún apuro con varios desaparecidos.
En ese combate falleció nuestro vecino Teodoro Manrique el 4 de abril de 1937.
G.C.E-122A1

DIA 29 DE LA MEMORIA EN ORTUELLA.

JOSE LOINAZ IREGI.

Miliciano fallecido en combate.
Nació en Ortuella en 1909 y falleció en Oviedo (Asturias) en 1937.
Vecino de Ortuella del barrio de Nocedal, 27 años, de profesión tornero y casado.
Al estallar la guerra se alistó como miliciano republicano al batallón “PEREZAGUA”, que lo formaban afiliados y simpatizantes comunistas de la zona minera y margen izquierda de Bizkaia.
Inmediatamente su primer destino fue el frente alavés, en la zona de Villarreal (Legutio). El Perezagua siguió el combate en el sector de Ubidea, en la zona de Elosu, Zestafe y Nafarrate, pagando un alto precio.El batallón libró los últimos combates en Alava entre el 19 y el 21 de diciembre de 1936, sufriendo de nuevo bajas apreciables, hasta el punto de que acabó totalmente agotado por la lucha tras sufrir en la batalla unas 500 bajas, incluyendo probablemente alrededor de un centenar de muertos.
Trás su fogueada experiencia en el frente alavés, el batallón es enviado como integrante en una de las dos brigadas de la expedición vasca a Asturias en febrero-marzo de 1937.
El Perezagua destacó en la toma y posterior defensa de la loma de Pando, desde el 21 de febrero. Ese fue uno de los pocos éxitos de la ofensiva republicana contra el pasillo de Oviedo, logrado en gran parte por la obsesión fortificadora de sus Mandos, quienes impusieron a sus hombres, entre combate y combate, la tarea de seguir la mejora de las fortificaciónes defensivas. Ello minimizó las bajas del batallón, aunque una treintena de hombres murieron, y hubo casi el triple de heridos.
Uno de esos muertos fue nuestro vecino José Loinaz, caído en combate el 25 de febrero de 1937.
G.C.E-110A1

DIA 30 DE LA MEMORIA EN ORTUELLA.

HERMANOS CARAZO FERNANDEZ.

Milicianos fallecidos en combate.
Linos Carazo nació en Ortuella en 1904 y falleció en Oviedo (Asturias) en 1937. Su hermano Alejandro nació en Ortuella en 1908 y falleció también en Oviedo en 1937.
Para terminar los 30 días de Memoria en Ortuella hemos elegido a los hermanos Carazo Fernández porque lucharon juntos por la defensa de la Républica y murieron juntos, víctimas de la explosión de un obús en septiembre de 1937 en el Frente de Asturias en la lucha por la toma de Oviedo.
Su ficha es muy escueta; Linos de 30 años, de profesión Guardia Municipal de Gallarta (Abanto Zierbena), casado y con tres hijos y vecino del barrio de Cadegal.
Alejandro de 30 años, de profesión minero, soltero y también vecino de Cadegal en Ortuella.
Ambos se alistaron voluntarios como milicianos republicanos para luchar y defender la República por las armas frente a los sublevados franquistas.
Así de breve es su ficha personal.
Investigaciones realizadas por nosotros en varios archivos no aportan adsolutamente nada.
No aparecen en el listado del Gobierno Vasco de “Personas muertas, fusiladas y/o desaparecidas en Euskadi durante la Guerra Civil y la dictadura franquista” que contiene 10.483 nombres.
No aparecen en el listado realizado por el investigador asturiano Luis Miguel Cuervo de “Personas muertas o desparecidas asturianas o en Asturias”. A pesar de que Incluye datos de 20.557 víctimas, actualizada a septiembre de 2015. En ella están los muertos en combate, ejecutados, paseados, fallecidos en prisión, incluso los que perdieron la vida a causa de bombardeos o en campos de concentración de la 2ª Guerra Mundial. El listado incluye personas muertas en Asturias o asturianos fallecidos fuera en la región.
Tampoco hemos encontrado, por el momento, en ninguna nómina de cobro de su salario de 150 pesetas quincenales (300 al mes) como milicianos en batallones del Ejéricto Vasco.
Con ello, sólo podemos decir que desconocemos su trayectoria militar en la defensa de Bizkaia, pero tenemos claro que sobrevivieron a ella y no fueron de los que se rindieron en Santoña (Cantabria) a los italianos en tan discutido y poco claro “pacto”.
Eso quiere decir que continuaron luchando en la defensa de Santander durante los meses de agosto y pricipios de septiembre de 1937 y que caida la provincia de Cantabria en manos franquistas, pasan a territorio astruriano con la misma intención de defender o parar el avance fascista.
Tras el comienzo del golpe de estado de julio de 1936, se produjeron numerosas sublevaciones militares a lo largo de toda la península. En dicho contexto la ciudad de Oviedo se une a las fuerzas sublevadas por orden del jefe de la guarnición, el coronel Antonio Aranda. Desde entonces ésta quedó sitiada por las milicias mineras y/o obreras que se habían mantenido fieles a la República. A pesar de la presión republicana, la capital asturiana se mantuvo en esta situación durante varios meses, hasta que el 17 de octubre fuerzas sublevadas procedentes de Galicia lograron romper el cerco al que estaba sometida la ciudad.
En ese hecho histórico, en los combates por conquistar Oviedo y evitar su paso al enemigo, es cuando fallecen nuestros vecinos Linos y Alejandro Carazo, cuando uno de los obuses disparados por los fascistas impacta cerca de ellos, muriendo los dos juntos, tal y como lucharon.


30+1 DIA DE LA MEMORIA EN ORTUELLA.

¿COMO SE HICIERON LAS FICHAS?

Tras 30 días  de publicaciones de Memoria en Ortuella como homenaje y recuerdo, de La Mesa de la Memoria Ortuella- Ortuellako Memoria Mahaia, a nuestros vecinos muertos y desaparecidos durante la Guerra Civil, toca explicar brevemente el origen de los textos díarios publicados.
Las fichas personales usadas para este propósito proceden igual que las fotografías usadas del trabajo de investigación del compañero y vecino de Ortuella Juan Ignacio Rodriguez Camarero.
Tales fichas se exibieron públicamente en la exposición que se realizó en la OKE de Ortuella en 2015 y que, de forma conjunta, forman proyecto con el documental titulado “Ortuella en la Guerra Civil (1936-1939)- Ortuella Guda Zibilean”
Las fotografías publicadas cada día las realizó nuestro vecino Jesús Pablo Domínguez Varona, del blog Crónicas a pie de fosa y de la Mesa de Memoria Ortuella. Estan realizadas directamente de las fichas en la exposición con el permiso del citado autor.
Sin embargo a pesar del magnífico trabajo realizado, los datos en ellas son escuetos y en otras casi inexistentes, debido sin duda a la falta de datos. Decir además que de las 205 fichas, sólo un porcentaje muy pequeño tiene fotografia. De ese grupo reducido de 70 fichas con fotografía, hemos partido para la realización díaria de los post memorialisticos a nuestros vecinos y de ellas se han seleccionado las que tenían más datos. Desgraciadamente en muchos casos no habia datos o estaban incompletos, así que tuvimos que recurrir a otras fuentes para rellenar ese espacio, fundamental para dar una consistencia al relato personal de cada una.
De éste modo hemos reconstruído en muchos casos su recorrido a lo largo del periodo de guerra entre 1936 y 1939, algunos incluso durante la 2º guerra mundial hasta 1943. Así hemos podído hacer un relato crónológico y un recorrido real por los lugares de lucha, causa y lugar de su fallecimiento.
Para la realización de los textos Aiyoa Arroita y Jesús Pablo Domínguez han usado basicamente varias fuentes:
Fichas de Juan Ignacio Rodriguez Camarero.
“Listado de personas muertas, fusiladas y/o desaparecidas en Euskadi durante la Guerra Civil y la dictadura franquista”.- Gobierno Vasco. 2017.
“Listado de personas muertas o desparecidas asturianas o en Asturias”.- Luis Miguel Cuervo.  Asturias, 2017.
“Milicianos. Las bases sociales del Frente Popular y la defensa de la República”. Tesis doctoral de Francisco Manuel Vargas. UPV-EHU. Leioa 2015.
“Bilbao, la última resistencia: la batalla de Archanda-Santo Domíngo”.- Francisco Manuel Vargas. Bidebarrieta nº 18, 2007.
Los Batallones de los Nacionalismos Minoritarios en Euzkadi: ANV, EMB, STV (1936-1937)”. Francisco Manuel Vargas. Vasconia nº 32, 2002.
“Anarquismo y Milicias de la CNT en Euzkadi”.- Francisco Manuel Vargas. Vasconia nº 24, 1996.
Dokiklik.snae.org. Euskadiko Artxibo Historikoa – Archivo Histórico de Euskadi. Nóminas de los batallones. Fondo del Departamento de Defensa del Gobierno Vasco.

Logo